Cabecita de ajo

128 Lecturas

Audio

Transcripción

 

Había una vez una familia muy pobre que vivía en un pueblo pequeño, pequeño, entre las montañas de la Sierra. Dicha familia la formaban la madre y dos niños pequeños. Eran muy pobres porque no tenían bienes y además, el padre había muerto.

El niño mayor se llamaba Paco y el pequeño, Juan, pero le apodaban «Cabecita de ajo» porque era tan chiquitín como una cabeza de ajo. A pesar de ser tan chiquitín, era muy espabila­do, de tal forma que se enteraba de todo lo que ocurría en el pueblo.

Un día de frío invierno iba caminando por la calle cuando, de pronto, creyó oír un chismorreo de voces de hombre y como era tan curioso, se metió por un agujero de la puerta y llegó hasta donde estaban los hombres hablando. Eran cuatro ladrones que se estaban repartiendo unas monedas de oro que habían robado y decían

– Esta pa’ ti, esta pa’ mí.

Sorprendido, «Cabecita de ajo», contestaba

– Y pa’ mí, ¿no hay nada?

Pero como era tan pequeño, no le oían los hombres. Continua­ban repartiendo el dinero diciendo

– Este pa’ ti, este pa’ mi. Este pa’ ti, este pa’ mí.

– Y pa mí, ¿no hay nada?- decía «Cabecita de ajo»

Al final, terminaron de repartir el dinero, habiendo llenado cuatro bolsas. Cuando teminaron, se dijeron

– ¡Vayamos a celebrarlo a la taberna!

Viendo «Cabecita de ajo» que se habían marchado, cogió las cuatro bolsas de monedas y se las llevó a su casa. Se las enseñó a su madre y le dijo

– Mamá, ya no seremos más pobres, ya no necesitarás trabajar. A partir de ahora, seremos ricos.

Y su madre le dijo

– ¿Cómo es eso hijo mío?

«Cabecita de Ajo» le contó lo que había ocurrido.

– Pero debemos estar atentos porque cuando se enteren de que les hemos quitado el dinero, vendrán a casa para recuperarlo. Pero no te preocupes, como soy tan pequeño, les haré una visita otra vez  y sabré lo que traman.

Al poco tiempo, los cuatro ladrones salieron de la tasca y regresaron a su casa. Cuando llegaron, comprobaron que no tenían el dinero y dijeron

– ¿Quién se lo habrá llevado?

Sorprendidos por todo ello, uno de ellos dijo

– Cuando estábamos repartiendo el dinero y decíamos «Este pa’ ti, este pa’ mí» creí oír una voz que decía «Y pa’mí, ¿no hay nada?”

– En el pueblo hay un niño muy pequeño que le dicen «Cabecita de Ajo» que al ser tan pequeño, muy bien nos podía haber visto y oído y después llevarse el dinero.

Nuestro amigo, «Cabecita de ajo», estaba detrás de la puerta escuchando la conversación. Los cuatro hombres dijeron

– Esta noche iremos a su casa, nos descolgamos por la chimenea y le quitaremos otra vez el dinero.

Le dijo a su madre

– Mamá, esta noche, estos hombres quieren venir a casa por la chimenea y quitarnos el dinero.

Su madre le dijo

– No te preocupes hijo. Pondremos un caldero de aceite y lo pondremos en la chimenea a hervir, y cuando bajen, se meterán en el caldero de aceite hirviendo.

Efectivamente, aquella noche, los ladrones se descolgaron por la chimenea, pero «Cabecita de Ajo» y su madre atizaban el fuego para hervir el aceite.

Cuando llegaban los ladrones, les pinchaban y los metían en el caldero de aceite hirviendo y se morían.

Y así terminó la aventura de nuestro amigo «Cabecita de ajo».

Con el dinero que habían robado a los ladrones no pasaron nunca más necesidad, pero como tenían tanto, pudieron repartir el dinero con los pobres del pueblo y así

vivieron todos felices y

comieron perdices…

Y a nosotros nos dieron

¡con el plato en las narices!

 

¡Ah! Y no penséis que «Cabecita de Ajo» era un ladrón, porque como dice el refrán

«El que roba a un ladrón,

tiene 100 años de perdón».

  • Comparte en:

Te puede interesar

La mirlita

Leer más

130 Lecturas

La noche de los finados

Leer más

117 Lecturas

La liebre

Leer más

122 Lecturas

El robo de la manta

Leer más

105 Lecturas

La chata merengüela

Leer más

52 Lecturas

Un rey africano

Leer más

50 Lecturas

Federico contaba

Leer más

42 Lecturas

Mira qué pajarito sin cola

Leer más

40 Lecturas

Me voy a acostar

Leer más

53 Lecturas

Los siete cabritillos

Leer más

87 Lecturas

El día de los Santos

Leer más

47 Lecturas

Caperucita roja

Leer más

50 Lecturas

Garbancito

Leer más

61 Lecturas

Barba Azul

Leer más

50 Lecturas

Una y dos a la palanca

Leer más

44 Lecturas

Leyenda de la mora de Santa Bárbara

Leer más

72 Lecturas

Cuento de nunca acabar

Leer más

51 Lecturas

En el baúl de mi abuela

Leer más

67 Lecturas

Pedro y el lobo

Leer más

76 Lecturas

El perrito flacucho

Leer más

52 Lecturas

La leyenda del Pozo de la Perla

Leer más

59 Lecturas

La casa de las viejas

Leer más

44 Lecturas

Pedrito y el lobo

Leer más

71 Lecturas

El rey que tenía dos hijos

Leer más

67 Lecturas

Hansel y Gretel

Leer más

41 Lecturas

La historia de una zanahoria

Leer más

56 Lecturas

En un charco

Leer más

73 Lecturas

Leyenda de la Virgen de Rus

Leer más

108 Lecturas

El Gallo Kiriko

Leer más

107 Lecturas

El gallo orgulloso

Leer más

39 Lecturas

Cuento del haba

Leer más

44 Lecturas

El castillo de irás y no volverás

Leer más

141 Lecturas

Estrella, lucero y sol

Leer más

77 Lecturas

La estrellita del norte

Leer más

77 Lecturas

Las tres naranjas de la buena virtud

Leer más

185 Lecturas

Marieta, eta, eta

Leer más

68 Lecturas

Pulgarcito

Leer más

57 Lecturas

La ciervecita

Leer más

70 Lecturas

El león

Leer más

68 Lecturas

María la Cenicienta

Leer más

73 Lecturas

El pescador y su mujer

Leer más

80 Lecturas

Pacto con el demonio

Leer más

72 Lecturas

El burro, la mesa y el palo

Leer más

96 Lecturas

El medio pollito

Leer más

96 Lecturas

El rey y las tres barbas del demonio

Leer más

65 Lecturas

Los siete cuervos

Leer más

72 Lecturas

Pedro el valiente

Leer más

128 Lecturas

La ratita presumida

Leer más

56 Lecturas

Leyenda de la piedra

Leer más

57 Lecturas

La carta de la mala suerte

Leer más

50 Lecturas