Pedro y el lobo

76 Lecturas

Transcripción

Os voy a contar un cuento, cuya moraleja es: no decir mentiras y respetar a los demás.

El cuento es “Pedro y el lobo”.

Érase una vez, un pastorcillo llamado Pedro que se pasaba la mayor parte del día cuidando sus ovejas cerca del pueblo donde vivía. Todas las mañanas, salía con las primeras luces del alba con su rebaño, y no regresaba hasta caída la tarde. El pastorcillo se aburría muchísimo viendo cómo pasaba el tiempo.

Un día, se encontraba descansando bajo la sombra de un árbol y tuvo una idea. Decidió que era hora de pasar un buen rato a costa de la gente del pueblo, que vivía cerca de allí. Dispuesto a gastarles una broma, se acercó y comenzó a gritar:

– ¡Socorro, socorro, el lobo! ¡Viene el lobo!

Los aldeanos agarraron las herramientas que tenían a mano y se dispusieron a acudir al pedido de auxilio del pastor. Al llegar hasta la pradera, lo encontraron deshaciéndose lleno de sonrisas en el suelo, por lo que descubrieron que todo había sido una broma de muy mal gusto. Los aldeanos se enfadaron con Pedro y regresaron a sus casas molestos.

Al pastor le había hecho tanta gracia la broma que se dispuso a repetirla. Así que, al rato, se volvieron a escuchar los gritos alarmantes de Pedro:

̶ ¡Socorro, socorro, el lobo! ¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!

Esta vez, la gente del pueblo creyó que sí que se trataba del lobo feroz y corrieron a ayudarlo. Pero otra vez volvieron a encontrarse con la decepción de que Pedro se divertía viendo cómo habían vuelto a caer con su broma. Esta vez, los aldeanos se enfadaron mucho más con él y juraron no dejarse engañar más por él.

Al día siguiente, el pastor volvió al prado a pastar con sus ovejas. Aún recordaba lo bien que se lo había pasado el día anterior, engañando a los aldeanos con sus bromas. Estaba tan entretenido que no quería acercarse al lobo feroz, hasta que lo tuvo muy cerca. Preso del miedo al ver que este se acercaba a sus ovejas, comenzó a gritar muy fuerte:

̶ ¡Socorro, socorro, el lobo! ¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo!  ̶ gritaba una y otra vez Pedro-.

Pero los aldeanos hacían oídos sordos ante sus gritos de auxilio, ya que pensaban que se trataba de otra broma. El pastor no sabía qué otra cosa hacer, por lo que seguía pidiendo auxilio, desconcertado y sin saber por qué nadie acudía.

̶ ¡Socorro, el lobo! ¡Que viene el lobo! ¡Que viene el lobo! ¡Se está comiendo a mis ovejas! ¡Auxilio!

Pero ya era muy tarde para convencer a los aldeanos de que esta vez no se trataba de una broma y era verdad. Fue así como el pastor vio con dolor cómo el lobo se salía con la suya. Después de este día, Pedro se arrepintió profundamente de su comportamiento. Es por ello, que decidió que nunca más iba a engañar a nadie.

  • Comparte en:

Te puede interesar

La mirlita

Leer más

130 Lecturas

La noche de los finados

Leer más

117 Lecturas

La liebre

Leer más

121 Lecturas

El robo de la manta

Leer más

105 Lecturas

La chata merengüela

Leer más

52 Lecturas

Un rey africano

Leer más

50 Lecturas

Federico contaba

Leer más

42 Lecturas

Mira qué pajarito sin cola

Leer más

40 Lecturas

Me voy a acostar

Leer más

53 Lecturas

Los siete cabritillos

Leer más

87 Lecturas

El día de los Santos

Leer más

47 Lecturas

Caperucita roja

Leer más

50 Lecturas

Garbancito

Leer más

61 Lecturas

Barba Azul

Leer más

50 Lecturas

Una y dos a la palanca

Leer más

44 Lecturas

Leyenda de la mora de Santa Bárbara

Leer más

72 Lecturas

Cuento de nunca acabar

Leer más

51 Lecturas

En el baúl de mi abuela

Leer más

67 Lecturas

El perrito flacucho

Leer más

52 Lecturas

La leyenda del Pozo de la Perla

Leer más

59 Lecturas

La casa de las viejas

Leer más

44 Lecturas

Pedrito y el lobo

Leer más

70 Lecturas

El rey que tenía dos hijos

Leer más

66 Lecturas

Hansel y Gretel

Leer más

41 Lecturas

La historia de una zanahoria

Leer más

55 Lecturas

En un charco

Leer más

73 Lecturas

Leyenda de la Virgen de Rus

Leer más

108 Lecturas

El Gallo Kiriko

Leer más

107 Lecturas

El gallo orgulloso

Leer más

39 Lecturas

Cuento del haba

Leer más

44 Lecturas

El castillo de irás y no volverás

Leer más

141 Lecturas

Cabecita de ajo

Leer más

127 Lecturas

Estrella, lucero y sol

Leer más

77 Lecturas

La estrellita del norte

Leer más

77 Lecturas

Las tres naranjas de la buena virtud

Leer más

185 Lecturas

Marieta, eta, eta

Leer más

68 Lecturas

Pulgarcito

Leer más

57 Lecturas

La ciervecita

Leer más

70 Lecturas

El león

Leer más

67 Lecturas

María la Cenicienta

Leer más

72 Lecturas

El pescador y su mujer

Leer más

80 Lecturas

Pacto con el demonio

Leer más

71 Lecturas

El burro, la mesa y el palo

Leer más

96 Lecturas

El medio pollito

Leer más

96 Lecturas

El rey y las tres barbas del demonio

Leer más

65 Lecturas

Los siete cuervos

Leer más

72 Lecturas

Pedro el valiente

Leer más

128 Lecturas

La ratita presumida

Leer más

56 Lecturas

Leyenda de la piedra

Leer más

57 Lecturas

La carta de la mala suerte

Leer más

50 Lecturas