El gallo orgulloso

36 Lecturas

Audio

Transcripción

Os voy a contar el cuento del gallo orgulloso.

Esto era una vez un gallo que era muy orgulloso y vivía en el campo, y un día decidió irse a la ciudad. Iba todo muy peripuesto y muy mono él. Y en el camino pues se encontró con una lumbre, había una lumbre pero que se estaba apagando, le faltaba leña. Entonces, tan a tiempo que pasaba el gallo, pues la lumbre le dijo “por favor, me puedes echar un poco de palitos” dice “para que reanime el fuego y no me apague”. Pero el gallo dice “uy, no me puedo estar con esas, tengo mucha prisa y tengo que llegar temprano a la ciudad. Arréglate tú sola”. Y dejó al fuego que se apagara.

Y siguió caminando, caminando hacia la ciudad. En esto que se encontró con un río y el río pues llevaba mucha hierba y muchos palos que no podía, no podía discurrir bien el curso del río. Entonces le dijo “ayúdame con tu pico y límpiame un poco para que yo pueda caminar”. Pero el gallo no, le contestó lo mismo que al fuego “no me puedo entretener llevo mucha prisa que necesito ir a la ciudad”.

Y siguió caminando, caminando y se encontró con el viento, pero el viento también le pidió ayuda porque se había enredado en las ramas de un árbol. Y le dijo “por favor, ayúdame con tu pico y desenreda estas ramas para que yo pueda volar muy alto”. Pero el gallo dijo “pues no, no me puedo entretener, llevo mucha prisa. Necesito llegar cuanto antes a la ciudad, me tienen que ver todos y conocerme”.

Y él llegó a la ciudad y allí no sabía que le esperaba un gran problema para él porque las personas que lo vieron tan, tan buen gallo decidieron comérselo. Y entonces fueron y dice “pues vamos a hacer un pollo asado y lo ponemos sobre la parrilla”.

Entonces el gallo pues cuando estaba sobre la parrilla, pues estaba el fuego allí quemándolo y tostándolo. Y le pidió al fuego, dice, que le ayudara y que no lo quemara, pero el fuego le dijo “¿tú me ayudaste cuando estaba en el campo y te pedí ayuda? Pues ahora lo mismo”.

En esto que caía un chorro de agua del grifo y le dijo al agua, dice “por favor ayúdame agua, echa un poco de agua en el fuego y apágalo”. Pero el agua también le contestó lo mismo “no me quisiste ayudar cuando era un río ahora yo tampoco te ayudo”.

Y vio que por la ventana corría mucho viento y le dijo al viento “viento, por favor, dale al agua, al chorro del agua para que apague el fuego”: Entonces el viento dice “si yo te ayudo ¿qué me vas a dar a cambio?”. Entonces el viento le ayudó, le ayudó, le hizo volar, se lo llevó con tanto aire, se lo llevó por los tejados. Y en esto que el pollo ya se vio tan…que lo había salvado, pero entonces en agradecimiento le dijo, dice “estoy muy contento de que me hayas salvado, ¿cómo puedo agradecértelo?”. Y entonces el viento le dijo “pues tú serás la veleta que indique de dónde sopla el viento y para qué dirección”.

Y desde entonces, por eso, encima de los edificios hay unas veletas con un gallo encima que nos indica la dirección del viento y ya sirve de orientación para los hombres.

Moraleja del cuento “trata a los demás como quieres que te traten”.

 

  • Comparte en:

Te puede interesar

La mirlita

Leer más

126 Lecturas

La noche de los finados

Leer más

114 Lecturas

La liebre

Leer más

119 Lecturas

El robo de la manta

Leer más

102 Lecturas

La chata merengüela

Leer más

49 Lecturas

Un rey africano

Leer más

45 Lecturas

Federico contaba

Leer más

41 Lecturas

Mira qué pajarito sin cola

Leer más

38 Lecturas

Me voy a acostar

Leer más

52 Lecturas

Los siete cabritillos

Leer más

84 Lecturas

El día de los Santos

Leer más

43 Lecturas

Caperucita roja

Leer más

47 Lecturas

Garbancito

Leer más

54 Lecturas

Barba Azul

Leer más

48 Lecturas

Una y dos a la palanca

Leer más

40 Lecturas

Leyenda de la mora de Santa Bárbara

Leer más

67 Lecturas

Cuento de nunca acabar

Leer más

49 Lecturas

En el baúl de mi abuela

Leer más

63 Lecturas

Pedro y el lobo

Leer más

74 Lecturas

El perrito flacucho

Leer más

50 Lecturas

La leyenda del Pozo de la Perla

Leer más

54 Lecturas

La casa de las viejas

Leer más

41 Lecturas

Pedrito y el lobo

Leer más

66 Lecturas

El rey que tenía dos hijos

Leer más

63 Lecturas

Hansel y Gretel

Leer más

38 Lecturas

La historia de una zanahoria

Leer más

52 Lecturas

En un charco

Leer más

68 Lecturas

Leyenda de la Virgen de Rus

Leer más

103 Lecturas

El Gallo Kiriko

Leer más

102 Lecturas

Cuento del haba

Leer más

43 Lecturas

El castillo de irás y no volverás

Leer más

137 Lecturas

Cabecita de ajo

Leer más

123 Lecturas

Estrella, lucero y sol

Leer más

72 Lecturas

La estrellita del norte

Leer más

74 Lecturas

Las tres naranjas de la buena virtud

Leer más

184 Lecturas

Marieta, eta, eta

Leer más

66 Lecturas

Pulgarcito

Leer más

56 Lecturas

La ciervecita

Leer más

69 Lecturas

El león

Leer más

64 Lecturas

María la Cenicienta

Leer más

71 Lecturas

El pescador y su mujer

Leer más

78 Lecturas

Pacto con el demonio

Leer más

69 Lecturas

El burro, la mesa y el palo

Leer más

94 Lecturas

El medio pollito

Leer más

95 Lecturas

El rey y las tres barbas del demonio

Leer más

63 Lecturas

Los siete cuervos

Leer más

71 Lecturas

Pedro el valiente

Leer más

126 Lecturas

La ratita presumida

Leer más

52 Lecturas

Leyenda de la piedra

Leer más

55 Lecturas

La carta de la mala suerte

Leer más

48 Lecturas