Marieta, eta, eta

69 Lecturas

Audio

Transcripción

Pues esto érase una vez, en un pueblo, una familia que tenía una chica que era mu buena, mu buena… qu’era mu buena, y… su madre l’encargó, que no podía salir, porque estaba un poco… enferma y tal, y l’encargó que le comprara un poco de carne cuando saliera de la escuela.

Se fue a la escuela, pero al salir de la escuela, en vez de ir hacer el recao que le había mandao la madre, pues, se quedó jugando con unos muchachos, y también, se jugaron el dinero y se quedó sin dinero. Y entonces, uno de los mucha­chos, qu’era mu golfo, pues le dijo

– Pues… yo sé cómo puedes conseguir la carne -dice- Ahi, esta mañana, han enterrao -dice- al cura del pueblo de al lao -dice- Le podemos coger el hígado y las asaduras, y tu madre, ni se da cuenta.

Ella, se dejó convencer y se acercaron al cementerio. Salta­ron la tapia y notaron, qu’estaba allí, todavía reciente, donde lo habían enterrao y el nombre del cura y todo. Quitaron la tierra, levantaron la tapa, hincaron el cuchillo y le sacaron las asaduras, el hígado…

Y ya, se fue hacia su casa y ya llegó un poco tarde

– Parece que vienes un poco tarde – le dijo la madre.

Dice:

– Sí, es que había mucha gente en la carnicería y… me he entretenido… en fin.

La madre, como no sabía nada, pues empezó a preparar la carne, a trocearla, la hizo… y a la hora de comer, pues se sentaron a la mesa, empezaron a comer, el padre, al madre, pero ella, dice

– ¡Ay! No tengo gana. Me duele la cabeza -dice- No me apetece.

– ¡Venga, muchacha, come!

Dice

– ¡No, no, no. No me apetece!

Total, que se fue a la cama y los padres se lo comieron tan tranquilos y se fueron también a dormir.

Cuando estaban dando las doce campanadas en la plaza de… de… del pueblo, del reló «¡Tam, tam, tam!» se oye una voz… Oye Marieta, qu’estaba metida en la cama, oye una voz que le dice [El narrador modula la voz de tal manera, que produce la sensación de miedo en los oyentes]

– ¡Marieta, eta, eta. Soy el espíritu de la persona a la que has sacado las asaduras, y voy a llevarte conmigo!

Esta que lo oye, se, se… inquieta, se asusta y, y, y dice

– ¡Madre, eh, madre, que, que m’están llamando! ¿Quién será?

Dice

– ¡Calla, tonta, aquí no hay nadie! ¡Anda, duérmete!

– ¡Marieta, eta, eta… Estoy en la plaza de tu casa!

– ¡Ay, madre, que se va acercando! ¿Quién será?

– ¡Bah! ¡Cállate, tonta, que ya se irá!

– ¡Marieta, eta, eta. Estoy tocando la puerta de tu casa!

– ¡Ay madre, ¿quién será?!

– ¡Cállate, tonta, que ya se irá!

Marieta cada vez, más preocupación.

– ¡Marieta, eta, eta, estoy subiendo la primera escalera!

– ¡Ay madre, ¿quién será?!

– ¡Cállate, tonta, que ya se irá!

Ya la madre, ya no le hace caso y ella sigue oyendo

– ¡Marieta, eta, eta, voy por la segunda escalera!

La otra, temblorosa, con mucho miedo, dentro de su cama ,se remueve y…¿qué pasará? ¿qué será?

Y sigue oyéndose la voz

– ¡Marieta, eta, eta, estoy en la última escalera!

Luego seguía

– ¡Estoy en la puerta de tu habitación!

– ¡Ay, ay, madre! ¿Quién será?

– ¡Marieta, eta, eta. Estoy tocando la colcha de tu cama!

– ¡Ay madre! ¿Quién será?

– ¡Cállate, tonta, que ya se irá!

– ¡Marieta, eta, eta, estoy tocando el pelo de tu cabeza!

– ¡Ay madre, ¿quién será?!

– ¡Cállate, tonta, que ya se irá!

– ¡Marieta, eta, eta…!

¡¡Broooo!! Se abalanza sobre ella… y de pronto…

Se ve allí, en el suelo, despierta, diciendo

– ¡Uy! ¿Dónde estoy? ¡Qué porrazo me ‘ pegao más grande!

¿Quién venía a por mí?

Y resulta qu’era un sueño que había tenido y…

Colorín colorado

este cuento se ha acabado.

  • Comparte en:

Te puede interesar

La mirlita

Leer más

130 Lecturas

La noche de los finados

Leer más

117 Lecturas

La liebre

Leer más

122 Lecturas

El robo de la manta

Leer más

105 Lecturas

La chata merengüela

Leer más

52 Lecturas

Un rey africano

Leer más

50 Lecturas

Federico contaba

Leer más

43 Lecturas

Mira qué pajarito sin cola

Leer más

40 Lecturas

Me voy a acostar

Leer más

53 Lecturas

Los siete cabritillos

Leer más

87 Lecturas

El día de los Santos

Leer más

48 Lecturas

Caperucita roja

Leer más

51 Lecturas

Garbancito

Leer más

61 Lecturas

Barba Azul

Leer más

50 Lecturas

Una y dos a la palanca

Leer más

44 Lecturas

Leyenda de la mora de Santa Bárbara

Leer más

72 Lecturas

Cuento de nunca acabar

Leer más

51 Lecturas

En el baúl de mi abuela

Leer más

67 Lecturas

Pedro y el lobo

Leer más

76 Lecturas

El perrito flacucho

Leer más

52 Lecturas

La leyenda del Pozo de la Perla

Leer más

60 Lecturas

La casa de las viejas

Leer más

44 Lecturas

Pedrito y el lobo

Leer más

71 Lecturas

El rey que tenía dos hijos

Leer más

67 Lecturas

Hansel y Gretel

Leer más

41 Lecturas

La historia de una zanahoria

Leer más

56 Lecturas

En un charco

Leer más

73 Lecturas

Leyenda de la Virgen de Rus

Leer más

109 Lecturas

El Gallo Kiriko

Leer más

107 Lecturas

El gallo orgulloso

Leer más

46 Lecturas

Cuento del haba

Leer más

44 Lecturas

El castillo de irás y no volverás

Leer más

142 Lecturas

Cabecita de ajo

Leer más

128 Lecturas

Estrella, lucero y sol

Leer más

77 Lecturas

La estrellita del norte

Leer más

77 Lecturas

Las tres naranjas de la buena virtud

Leer más

185 Lecturas

Pulgarcito

Leer más

58 Lecturas

La ciervecita

Leer más

70 Lecturas

El león

Leer más

68 Lecturas

María la Cenicienta

Leer más

73 Lecturas

El pescador y su mujer

Leer más

80 Lecturas

Pacto con el demonio

Leer más

72 Lecturas

El burro, la mesa y el palo

Leer más

96 Lecturas

El medio pollito

Leer más

96 Lecturas

El rey y las tres barbas del demonio

Leer más

65 Lecturas

Los siete cuervos

Leer más

72 Lecturas

Pedro el valiente

Leer más

128 Lecturas

La ratita presumida

Leer más

56 Lecturas

Leyenda de la piedra

Leer más

63 Lecturas

La carta de la mala suerte

Leer más

50 Lecturas