Los siete cuervos

331 Lecturas

Audio

Transcripción

Pues señor, era una vez una familia que tenía siete hijos y una hija. Todos los días, los padres, se iban a trabajar al campo y dejaban a los hijos al cuidado de su hermana. Ellos se iban a corretear por el bosque y, al atardecer, acudían ham­brientos y se arrojaban, como fieras, sobre la comida que había preparado la chica. Un día, toda enfadada, dijo

– ¡Sois unos brutos! ¡Ojalá os volváis cuervos!

Y de repente, aquellos siete chicos, se convirtieron en siete cuervos. Entonces la niña se puso a llorar, a llorar, a llo…

Se fueron volando, se puso a llorar, a llorar, a llorar… y levantó la cabeza y vio delante de ella al hada del bosque.

Dice

– Me he enterado de tu desgracia; pero mira, todas las cosas tienen remedio, toma este puñado de semillas de lino y las tienes que sembrar,  recoger la cosecha,  hilar la fibra y tejer siete túnicas. Todo eso lo tienes que hacer en el plazo de un año.

Bueno, pues la chica, cogió las semillas y las sembró por allí.

Pero eran unas semillas mágicas que se desarrollaron rápida­mente, después crecieron las plantas de lino, la chica las arrancó,  las puso en remojo en un arroyo que había allí… las fibras se soltaron y, entonces, ella hiló el lino y se puso a tejer día y noche, y teje que te tejerás, teje que te tejerás, sin descansar y sin sosiego… La pobre estaba cansa­dísima, pero no descansaba,  porque, aunque había dicho aquella maldición, ella quería a sus hermanos. Ya tenía seis túnicas terminadas y faltaban siete horas… conque empezó la séptima y corría que se las pelaba, tejiendo, pero ¡madre mía, iban a llegar las doce de la noche y no iba a poder acabarla…

Cuando ya se aproximaba el tiempo, aparecieron los siete cuervos y se pusieron a su alrededor, y la niña fue entregando las túnicas, y cada uno que se la ponía, recuperaba su figura.  Cada uno, cada uno, cada uno, cada uno, hasta que llegó el séptimo. Pero al séptimo, le faltaba una manga, conque se la puso y se convirtió en persona, pero en lugar de un brazo, tenía un ala, un ala negra de cuervo, que tuvo que ocultar el resto de su vida…

Y así termina este cuento

que como me lo contaron,

te lo cuento.

  • Comparte en:

Te puede interesar

La mirlita

Leer más

516 Lecturas

La noche de los finados

Leer más

419 Lecturas

La liebre

Leer más

558 Lecturas

El robo de la manta

Leer más

291 Lecturas

La chata merengüela

Leer más

249 Lecturas

Un rey africano

Leer más

195 Lecturas

Federico contaba

Leer más

170 Lecturas

Mira qué pajarito sin cola

Leer más

194 Lecturas

Me voy a acostar

Leer más

194 Lecturas

Los siete cabritillos

Leer más

372 Lecturas

El día de los Santos

Leer más

181 Lecturas

Caperucita roja

Leer más

199 Lecturas

Garbancito

Leer más

269 Lecturas

Barba Azul

Leer más

209 Lecturas

Una y dos a la palanca

Leer más

200 Lecturas

Leyenda de la mora de Santa Bárbara

Leer más

327 Lecturas

Cuento de nunca acabar

Leer más

253 Lecturas

En el baúl de mi abuela

Leer más

350 Lecturas

Pedro y el lobo

Leer más

384 Lecturas

El perrito flacucho

Leer más

210 Lecturas

La leyenda del Pozo de la Perla

Leer más

421 Lecturas

La casa de las viejas

Leer más

181 Lecturas

Pedrito y el lobo

Leer más

216 Lecturas

El rey que tenía dos hijos

Leer más

376 Lecturas

Hansel y Gretel

Leer más

215 Lecturas

La historia de una zanahoria

Leer más

270 Lecturas

En un charco

Leer más

357 Lecturas

Leyenda de la Virgen de Rus

Leer más

593 Lecturas

El Gallo Kiriko

Leer más

5343 Lecturas

El gallo orgulloso

Leer más

258 Lecturas

Cuento del haba

Leer más

451 Lecturas

El castillo de irás y no volverás

Leer más

549 Lecturas

Cabecita de ajo

Leer más

670 Lecturas

Estrella, lucero y sol

Leer más

409 Lecturas

La estrellita del norte

Leer más

355 Lecturas

Las tres naranjas de la buena virtud

Leer más

546 Lecturas

Marieta, eta, eta

Leer más

342 Lecturas

Pulgarcito

Leer más

312 Lecturas

La ciervecita

Leer más

321 Lecturas

El león

Leer más

302 Lecturas

María la Cenicienta

Leer más

354 Lecturas

El pescador y su mujer

Leer más

311 Lecturas

Pacto con el demonio

Leer más

312 Lecturas

El burro, la mesa y el palo

Leer más

486 Lecturas

El medio pollito

Leer más

402 Lecturas

El rey y las tres barbas del demonio

Leer más

315 Lecturas

Pedro el valiente

Leer más

597 Lecturas

La ratita presumida

Leer más

327 Lecturas

Leyenda de la piedra

Leer más

215 Lecturas

La carta de la mala suerte

Leer más

583 Lecturas